ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha

Noticia

Fr. Ángel Fariña comienza su ministerio como párroco de Ntra. Sra. de Atocha

6 de Octubre de 2020
toma posesion angel fariña

Presidido por el Vicario de la Vicaría IV, D. Juan Pedro Gutiérrez, se celebró el sábado 19 de septiembre, el rito de entrada e inicio del ministerio como párroco de Ntra. Sra. de Atocha de fr. Ángel L. Fariña Pérez O.P.

Durante la celebración, el Vicario fue haciendo entrega simbólica de los distintos espacios de la parroquia: la pila bautismal en la que el nuevo párroco “hará renacer, por el agua y el Espíritu Santo, tanto a los niños que te presenten los padres cristianos, como a los adultos que se conviertan a la fe”; los Evangelios con el que “anunciar su mensaje de salvación con deseo de enseñar y con toda paciencia, por medio de la catequesis y de la homilía”; las llaves “con las que abrir el templo y los corazones de los fieles”; la sede penitencial en la que “reconciliar con Dios a los fieles que después del bautismo hayan recaído en el pecado”; el altar “alrededor del cual congregar a los hijos de la Iglesia y, en nombre de Jesucristo, presidir la Eucaristía”; la llave del Sagrario donde “conservar con todo cuidado el Pan eucarístico, llevar a los ancianos y moribundos y a los enfermos la Sagrada Eucaristía”.

En su homilía, el Vicario resaltó dos palabras del Evangelio: la llamada y los últimos.  Recordó cómo todo empieza con una llamada, cuando el Señor nos invita a llamar a su viña y nos pide que cuidemos lo que le pertenece: “A ti Ángel, el Señor te llama una vez más, no lo olvides. Te manifiesta su cercanía y su confianza, porque te encomienda lo que es el objeto de su mayor amor: el cuidado de una porción de su propio cuerpo, de su Iglesia. No lo has buscado, has sido llamado, te has encontrado con ello. Confía en él porque él confía en ti”.

Igualmente señaló cómo el sacerdote tiene que seguir al Señor, quien fue el último de todos, se puso en el último lugar, mostrando así cual es la identidad del sacerdote. Señaló cómo el sacerdote también es de los últimos, y tiene que cuidar de todos, pero especialmente de aquellos que posiblemente no ofrecerían mucha rentabilidad desde los cálculos humanos, para que puedan descubrir que tiene un lugar en el corazón de Cristo y en el de su Iglesia, en definitiva que también son primeros y que tienen una dignidad que la da el mismo Jesucristo y Dios Padre. El Vicario le pidió a fr. Ángel: “Cuenta con los últimos, y con tu palabra y forma de vivir hagas posible que puedan sentir que están en su casa, como parte de una familia de hermanos en la que ante Dios y ante los demás puedan sentirse primeros”.

Al final de la homilía el Vicario pidió a Nuestra Señora de Atocha que, como buena madre, ayudara al nuevo párroco en el ministerio, que permanezca a su lado pues ella hace que “no falte nunca el buen vino aunque sintamos a veces que se acaba”.

La celebración finalizó con las palabras de fr. Ángel, quien recordó cómo había profesado en la Orden a los pies de la Virgen María, y que también a los pies de María acogía la parroquia “con una misión: “cuidaros y que juntos disfrutemos de Dios”. A continuación, el Prior Provincial dio también las gracias a Ángel y le pidió que con su trabajo intentara que “toda persona que venga a la Basílica, vuelva a su casa y familia con más paz; y no te olvides de esta comunidad cristiana de los que más sufren”. Finalmente, Carmen Calama, en nombre de la comunidad parroquial, dio las gracias al nuevo párroco y le dieron la bienvenida sorprendiéndole con un canto a la Virgen de Candelaria y entregándole una cruz realizada por las dominicas de Segovia, un libro y unos dulces de las dominicas de Bormujos.  Finalizó la celebración con la Salve a Ntra. Sra. de Atocha.

Fr. Ángel es natural de Arafo (Tenerife), entró en la Orden de Predicadores en el 2009, siendo ordenado sacerdote en Sevilla en el año 2015. Desde su entrada en la Orden ha vivido en los conventos de Sevilla, Valencia y Zaragoza. Hace dos años fue asignado al Convento de Ntra. Sra. de Atocha, trabajando desde entonces como profesor de religión en el Colegio Virgen de Atocha y como vicario parroquial. El Provincial de los dominicos le propuso como párroco de Ntra. Sra. de Atocha, presentándole al Obispo quien le ha nombrado para esa tarea.