ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha

Funerales

funeral atocha cabecera

Cuando un cristiano muere, la comunidad celebra una Eucaristía, el misterio pascual, para que quienes por el bautismo fueron incorporados a Cristo, muerto y resucitado, pasen también con él a la vida eterna.

Celebrar la Eucaristía en la muerte de nuestros difuntos consiste en confesar nuestra fe y vivenciar el gozo sereno de nuestra esperanza. Al mismo tiempo, significa tratar de alimentar esta fe y afianzar esa esperanza.

Es una celebración siempre comunitaria, donde familiares, amigos y demás miembros de la comunidad cristiana porque celebrar juntos constituye la mejor manera de acompañar en el dolor a los más directamente afectados con una proximidad física humana, proximidad que se trasparenta y se refuerza mediante la oración en común, la proclamación conjunta de la fe y la celebración de la misma esperanza.

Celebrar un funeral en la Basílica de Atocha

Tras la muerte de un miembro de la comunidad cristiana, los familiares pueden acercarse al Despacho Parroquial de Ntra. Sra. de Atocha en los horarios establecidos para acordar una fecha de celebración del funeral.

El sacerdote escuchará y acompañará a los familiares, recogiendo algunos datos acerca del fallecido que servirán para que el celebrante pueda dirigir unas palabras oportunas a los asistentes durante el funeral.

Los funerales se celebran habitualmente de lunes a jueves a las 7 de la tarde. Un sacerdote de la comunidad de frailes dominicos presidirá el funeral. Unos quince minutos antes de la celebración se hará presente para conocer a los familiares y hablar con ellos.