ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha

Documento


Solemnidad de Todos los Santos 2020

31 de Octubre de 2020

 

Bienaventurados los pobres en el espíritu, ...

Bienaventurados los mansos, ...

Bienaventurados los que lloran, ...

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, ...

Bienaventurados los misericordiosos, ...

Bienaventurados los limpios de corazón, ...

Bienaventurados los que trabajan por la paz, ...

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, ...

Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan
y os calumnien de cualquier modo por mi causa.

 

Salmo responsorial:
Esta es la generación que busca tu rostro, Señor

Comentario a la Palabra

SANTIDAD es aprender a ser Hijos felices de Dios, acogiendo su Obra en nosotros Sed santos, como vuestro Padre, que hacer salir el sol sobre buenos y malos. No es tanto lo que yo hago o tengo que hacer, sino lo que El hace, y de lo que yo me puedo hacer consciente. Pero, ¿cómo es esa Obra de Dios en mí?

  1. a) Por Amor, Dios crea un ser con capacidad de ser bueno y feliz con El. El amor de Dios comienza a manifestarse en la creación. Dios, que es Amor, Comunión, y Entrega, encuentra su reflejo e imagen en la aper­tura y receptividad del ser humano. Dice Santo Tomás: Por ser imagen de Dios, el hombre tiene capa­cidad para la gracia, o sea, para acoger el Amor de Dios, y sí, realizar el encuentro que nos transforma.
  2. b) Por Amor Dios crea un ser que no puede estar sin Él, y sin los demás. Eso es santidad. Dios ha creado al ser humano como ser de comunión y le ha llamado a responder al amor que le ha otorgado. Desde siempre hay en el hombre una “capacidad de Dios” y un “deseo natural de ver a Dios”. Fue Dios quien sembró en el corazón humano el anhelo del Infinito de amarlo y contemplarlo cara a cara. Por eso hay en el hombre un vacío que sólo se colma cuando se encuentra con Dios.
  3. c) Por amor Dios va más allá de la justicia. En Dios, la bondad es lo condicionante de todo su ser y obrar. Dios manifiesta su justicia no condenando, sino salvando. Dios manifiesta su justicia, justificando, o sea, haciendo justo al pecador y teniendo misericordia de todos. Esta justicia es una buena noticia, pues no se trata de la justicia retributiva, por la que Dios premia o castiga según los merecimientos de cada uno, sino de la justicia que justifica (hace justo) al impío.
  4. d) Por amor Dios perdona y no condena. “No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón” (Juan Pablo II). Mostrar misericordia significa vivir plenamente la verdad de nuestra vida”. “El Dios que nos redime es un Dios de misericordia y de perdón”; el perdón podría parecer una debilidad; en realidad, tanto para concederlo como para aceptarlo, hace falta una gran fuerza espiritual y una valentía moral a toda prueba. Lejos de ser menoscabo para la persona, el perdón lleva a una humanidad más plena, capaz de reflejar en sí misma un rayo del esplendor del Creador.
  5. e) La verdadera santidad es una gracia, es la obra que Dios hace gratuitamente en mí. Una existencia vivida con mucha fe y mucha humanidad. Una vida que expresa sentimientos y actitudes de bondad y compasión, que se concreta en obras de justicia, caridad y solidaridad.
  6. f) Porque así es el Dios cristiano, así actúa Dios y así quiere que sean y actúen sus hijos. Así es la santidad de Dios y así se refleja en sus santos. A estas personas están dirigidas las bienaventuranzas. Nuestra santidad es el resultado de la benevolencia de Dios hacia nosotros. No hallamos gracia a sus ojos por nuestros méritos, sino por su benevolencia y mirada misericordiosa. Lo más que nosotros podemos hacer es dejar que esa bondad de Dios se refleje y actúe en nosotros. Pero en todo caso, la santidad es gratuita, como don de Dios, y obra del Espíritu Santo en las personas.

¡SANTOS, SÍ!, y por ello, “Buenos” y “Felices” Podemos decir, pues, que la santidad es un camino de Bondad, Felicidad y Comunión que Dios realiza en nosotros.  En realidad, un santo no es otra cosa que una buena persona. Porque ser santo no es más que ser lo que tenemos que ser, pero siempre con la ayuda de la gracia. El Papa Francisco, en su exhortación sobre la Santidad en el momento actual, “Alegraos y regocijaos”, pone la santidad en el horizonte de la bondad y la Felicidad. Las Bienaventuranzas son como el carnet de identidad del cristiano. ¿Cómo se hace para llegar a ser buen cristiano?'. Es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice Jesús en las Bienaventuranzas. En ellas se dibuja el rostro del Maestro que estamos llamados a transparentar en la vida cotidiana. ¡Feliz o bienaventurado es sinónimo de santo! La Santidad es un proyecto de felicidad y a la vez un programa de cómo ser lo que debemos ser. Con deficiencias y pecados, muchos han buscado la felicidad en la santidad. Estas confesiones de hombres buenos y felices pueden acercarnos a la santidad de Jesús, y hacer más humana la nuestra.

Conclusión

Ahora puedo aportar yo mi propia experiencia de Santidad por la Bondad, Felicidad y Comunión, preguntándome: ¿Cómo es la obra que Dios viene realizando en mi según su propia Santidad Bondadosa?

 
Fr. José Antonio Segovia O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala Coeli

www.dominicos.org/predicacion

3 de noviembre: Fiesta de san Martín de Porres

Este mes recordamos varios santos dominicos que no podemos pasar por alto. El primero de ellos es san Martín de Porres que, sin duda, es el más conocido de los santos de nuestra Orden. No podemos entender la vida de Martín de Porres sin conocer sus tres amores: Cristo crucificado, la Virgen del Rosario y Santo Domingo de Guzmán. Igualmente sus tres pasiones: la humildad, la penitencia y la caridad, particularmente con los pobres y enfermos. Nadie se veía privado de su atención ya que para él no había ninguna persona indigna de su caridad y protección. También ayudó a los presos tanto por medio de la limosna como por medio de la intercesión, evitando, por medio de la misma, que algún preso sufriera la pena capital o pena de muerte. Y es que San Martín de Porres nos invita a ponernos en el lugar del otro, especialmente de los más desfavorecidos. Nos invita a dejarnos traspasar por la realidad con la que nos encontramos compartiendo las alegrías y las tristezas de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Y finalmente nos invita a tener una actitud activa ante esta realidad, comprometiéndonos y siendo solidarios con los que menos tienen.

1, 2 y 3 de noviembre: Triduo en honor de San Martín de Porres en nuestra parroquia.

19:30 h. Rezo del Santo Rosario y oración del triduo.

20:00 h. Celebración de la Eucaristía.

————- oOo ————-

Horario de misas del lunes 2 de Noviembre,
Conmemoración de los fieles difuntos:
9,11,13 y 20h