ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha


III Domingo T.O. (B) 2021

23 de Enero de 2021

 

“ Pasando junto al mar de Galilea,
vio a Simón
y a Andrés, el hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores.
Jesús les dijo:
«Venid en pos de mí
y os haré pescadores de hombres».
Inmediatamente dejaron las redes
y lo siguieron.  ”

Salmo responsorial:
Señor, enséñame tus caminos

Comentario a la Palabra

Convertíos y creed en el evangelio

Comenzamos la lectura del Evangelio de San Marcos situando la misión de Jesús en un lugar geográfico: Galilea; y en un momento cronológico: la muerte de Juan Bautista, el Precursor. Esa misión comienza con una afirmación rotunda: han llegado los tiempos nuevos. Su presencia trae nuevos tiempos, lo antiguo ha pasado. Hay que dejar lo que ya no tiene ningún sentido ni religioso, ni humano. No hay que vivir atado a normas y leyes que marginan e impiden a las personas vivir en libertad. El reino de Dios se realiza desde la libertad. San Marcos quiere señalar desde el comienzo de su narración lo que después será su desarrollo, el reino de Dios, y creer en esa buena noticia. Estos dos imperativos: «convertíos y creed en el evangelio» son una exigencia que el lector tendrá que captar para poder seguir leyendo el Evangelio, la nueva noticia de la llegada del reino de Dios. Estas dos exigencias son fundamentales para comprender y descubrir lo que el Evangelista va a ir narrando en todo su desarrollo, que el lector tiene que descubrir cuáles son las exigencias que tiene su lectura.

Llamados a ir detrás de Jesús

El Evangelista hace la presentación de Jesús. Una vez que ha dado testimonio, habiendo vivido la experiencia del bautismo y superadas las tentaciones, le presenta mezclándose con las personas, siendo uno más del pueblo. Pero es un personaje contemplativo y ve y mira a las personas, observa lo que está ocurriendo con la gente y va aprendiendo dónde centrar su misión. Todo ello le lleva a un descubrimiento, si quiere hacer realidad el Reino de Dios. No quiere comenzar su ministerio público sólo como único predicador en Galilea. Se ha hecho hombre para cumplir una misión y no permanece solitario por mucho tiempo. Inmediatamente después, hace la llamada a que le acompañen en esa tarea y les invita a ir detrás de ÉL. Esta invitación, en este caso, es a dos parejas de hermanos y las dos parejas con la misma tarea. Desde el principio de su ministerio, Jesús vive en comunidad con un grupo de seguidores y seguidoras. Esta comunidad durará hasta el final de su ministerio. En San Marcos este ir detrás de Jesús tiene un significado especial. Tiene la finalidad de ir con Él para aprender, para ser alumnos. Para escucharle, ver lo que hace, cómo se comporta y descubran cómo el Dios, en el que creen, está actuando. Ir detrás es aventurarse a intentar hacer lo que Él les enseña. Detrás de Él para dejarse corregir y ver la novedad que pone Jesús en sus vidas. Así los alumnos se convierten, poco a poco, en discípulos que después serán los que tengan que enseñar lo que han aprendido junto a ÉL.

El personaje principal de la llamada es Jesús. Los que van a ser sus seguidores aparecen sorprendidos en sus faenas y solo se convierten en discípulos cuando abandonan sus ocupaciones y siguen a Jesús. Ser discípulo de Jesús, siempre y hoy también, significa responder a su llamada y seguirlo, es decir, vincularse a su persona. Dejarse acompañar con Él. Identificarse con su estilo de vida. Compartir su mismo distinto en fidelidad y disponibilidad a las exigencias que lleva consigo el seguimiento. Ser discípulo de Jesús supone, colaborar en su misma misión. Congregar a los que están perdidos, marginados y dispersos. Anunciarles la cercanía del Reino de Dios. Dar testimonio de lo que hemos experimentado junto a Él. Jesús desde el principio toma la iniciativa, su movimiento hacia delante, hacia las vidas de los seres humanos. Jesús sigue tomando la iniciativa y sigue llamando a personas a seguirle a ir tras de Él. Hoy, Jesús, nos sigue llamando a personas, en nuestra sociedad y en nuestras ocupaciones diversas. Nos hace la oferta a seguirle. Oferta existe ¿Hay disponibilidad? ¿Se escucha? ¿Se percibe? La superficialidad de nuestra vida, el estar centrados sólo en nosotros mismos y en nuestros intereses, hace que nuestros oídos permanezcan cerrados a esa llamada y hoy no haya muchas personas que perciban y necesiten esa llamada.

Nosotros estamos llamados a hacer la propuesta de llamada que Jesús sigue haciendo en nuestro mundo de hoy. Llamada a ir detrás de Él y desde esa llamada dar un sentido creyente a nuestra vida.

Fr. Mitxel Gutiérrez Sánchez O.P.
Casa Ntra.Sra. de los Ángeles (Vitoria) .

www.dominicos.org/predicacion

Seguimiento significa cambio mental y de vida

El evangelista Marcos da a entender que Jesús continúa la tarea del Bautista, pero pronto nos hará ver que va mucho más allá. Empieza en Galilea, lejos de toda influencia oficial.

No quiere decir que Dios tenga ningún Reino, sino que se va a crear un ámbito en el que será posible el amor que une a todos los seres humanos. Jesús está haciendo presente ese Reino y todos deben imitarle.

No se trata de creer nuevas verdades sino de creer que lo que Jesús anuncia es la mejor noticia para todos. Evangelio no significa un texto sino todo lo que anunció. Hemos confundido el estuche con la joya que contiene.

Lo que Jesús nos ha dicho es increíble pero cierto. Dios es amor incondicional, don total, absoluto y eterno. Si experimento esa Realidad en mí, no habrá nada que se le pueda comparar, por eso es la mejor noticia posible.

No debemos entender al pie de la letra el relato de estos primeros sentimientos. La mejor prueba es que cada evangelista los narra  de distinta manera. Se trata de hacernos ver que el seguimiento deber ser absoluto.

Santo Niño de Atocha

El pasado fin de semana celebramos la fiesta del Santo Niño de Atocha, de gran devoción entre nosotros.

Qué el Santo Niño de Atocha nos proteja en nuestro camino y nos asista en nuestras tribulaciones.