ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha

Documento


Hoja parroquial Solemnidad de la Santísima Trinidad (A)

5 de Junio de 2020

 

Tanto amó Dios al mundo,
que entregó a su Unigénito,
para que todo el que cree en él
no perezca,
sino que tenga vida eterna.

Salmo responsorial:

A ti gloria y alabanza
por los siglos

“Dios es Trinidad y se hace presente aquí y ahora ”

Para hablar correctamente sobre la Trinidad, la Iglesia nos dice que hay al menos dos formas de hacerlo: una es desde el saber teológico y la otra desde la experiencia mística.

Teológicamente hablando, la Santísima Trinidad es un solo Dios que, teniendo una sola naturaleza, son tres Personas que se despliegan en la Historia de la Salvación. Ésta consiste en que Dios Padre creó el mundo, pero éste cayó en el pecado debido a que el ser humano no hizo un buen uso de su libertad; por ello Dios Padre envió a su Hijo para anunciar el camino de la salvación y para vencer al pecado muriendo en la Cruz y resucitando a una vida nueva; y luego, el Padre y el Hijo, como fruto de su amor, enviaron su Espíritu para hacerse presente en medio del mundo, y dentro de nuestro corazón, ayudándonos a caminar hacia la resurrección.

La otra forma de hablar de la Santísima Trinidad es por medio de la experiencia mística. Y es así como lo hace el pasaje del Éxodo. Nos dice que, Moisés subió al monte Sinaí con las tablas de la ley y que Dios bajó en la nube y se quedó con él. Es decir, Moisés hizo el esfuerzo ascético de ascender hacia Dios, y Dios, por su parte, descendió y lo rodeó con la nube, la cual es un modo bíblico de hablarnos del misterio divino. La Trinidad es algo muy real que experimentamos y compartimos comunitariamente. Y así, los miembros de la comunidad cristiana sentimos, como el profeta Daniel, que Dios está sentado en su trono celestial, rodeado por ángeles, y desde ahí sondea el abismo de nuestro corazón y los abismos de la historia humana.

También sentimos comunitariamente, junto a san Pablo, que Dios Padre es una fuente de amor y de paz, que su Hijo nos llena con su gracia y que el Espíritu nos une con su comunión. Y todo eso nos mueve a experimentar una gran alegría. Y sabemos, con el Evangelio según san Juan, que Jesús no fue enviado por el Padre para juzgarnos sino para salvarnos, por ello murió por nosotros en la Cruz. Y Jesús nos dice que quien cree en Él se salva. Obviamente, no se refiere a creer superficialmente, sino a creer en Él profundamente, haciéndolo vida, siendo coherente con el Evangelio. Y eso sólo se consigue cuando compartimos nuestra fe con el resto de la Iglesia.

Eso es lo que hoy celebramos: que Dios, teniendo una sola naturaleza divina, son tres Personas íntimamente unidas, con las que Él abarca todas las dimensiones de nuestro ser, de nuestra vida y de nuestro mundo. Esto es, ciertamente, un misterio, pero es un misterio salvador.


Fray Julián de Cos Pérez de Camino
Convento de San Esteban (Salamanca)   
www.dominicos.org/predicacion

La Fiesta de la Rosa

Siguiendo una antigua tradición de orígenes medievales extendida en los conventos de la Orden de Predicadores, cada último domingo del mes de mayo se concluyen los cultos dedicados a María con la celebración de la Fiesta de la Rosa. En nuestra parroquia es la Real Archicofradía del Rosario de Nuestra Señora de Atocha quien se encarga de su organización.

La Fiesta de la Rosa es una celebración donde se congregan los cofrades y los fieles devotos de María entorno a su imagen para recibir las rosas, bendecidas durante la Eucaristía, que son el signo de la belleza y bondad de Dios a quien se bendice por sus obras.

Este año la Fiesta de la Rosa se celebró el domingo 31 de mayo en la Eucaristía de 20:00 horas. Debido a las circunstancias actuales, no se pudieron repartir las rosas, optando la cofradía por realizar antes del ofertorio una ofrenda a nuestra madre la Virgen de Atocha en nombre de todos, acompañada de una oración implorando a nuestra madre su protección y el fin de esta pandemia, cuyo último párrafo reproducimos a continuación:

Nuestra Señora de Atocha, madre y protectora nuestra, a lo largo de los siglos siempre se ha invocado tu protección ante las grandes epidemias y males que han azotado a nuestra ciudad y nuestra patria. Hoy te imploramos que intercedas por todos tus hijos de Madrid y de España, hermanos nuestros, que han fallecido a causa de esta pandemia y hoy recordamos. Muy especialmente te hacemos presente a los fallecidos de nuestra parroquia, recordando con cariño a nuestro párroco Francisco. Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

El vídeo de la celebración de la Fiesta de la Rosa está disponible a través del canal de YouTube de la archicofradía en el siguiente enlace: https://youtu.be/_ZtJTE-cCBw

REZO DEL ROSARIO: diariamente a las 19:40 horas en la basílica o mediante el canal de YouTube de la archicofradía (https://www.youtube.com/user/cofradiadeatocha).