ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha


Hoja parroquial V Domingo de Cuaresma

20 de Marzo de 2021

 

  

“ Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre ”

 

Salmo responsorial:
Oh, Dios, crea en mí un corazón puro

 

 

La Nueva Alianza no hay que leerla como un cambio de parte de Dios en el que primero eligió a Israel y después abre su presencia de padre a toda la humanidad. Es más bien la comprensión, desde la experiencia de Jesús, que Dios siempre ha sido el Padre de todos, que nos busca, nos ama y desea nuestra plenitud humana. Israel en su historia fue capaz de descubrir las huellas de Dios pero su comprensión autorreferente de esa relación le limitó para descubrir el rostro y la gloria del Padre en el mensaje y la vida de Jesús de Nazaret.

 

Pasa pues la Nueva Alianza por una apertura de la comprensión de quién y cómo es Dios. Jeremías ya lo anunciaba en la primera lectura de hoy. Es a través del perdón, de la misericordia y del amor como se conoce el verdadero rostro de Dios. Ni solo en la ley ni solo en la historia, sino en lo que las sostiene y les da sentido: descubrir el rostro de Dios en cada experiencia de amor. En el amor se reconoce a Dios. Y eso es lo que transforma la vida de cada uno haciendo posible que el recorrido vital de cada ser humano se plenifique.

 

Pero el rostro de Dios a veces se nos esconde. Seguimos con categorías de comprensión de la divinidad de cariz humano, demasiado humano. El poder, la pompa, la majestad, la trascendencia, la gloria. Nos sigue costando entender que a Dios le vayan otros términos más en consonancia: abajamiento, sufrimiento, obediencia, lágrimas, gritos, angustia, sufrimiento. En la experiencia de Jesús de Nazaret –la carta a los Hebreos nos lo recuerda- no se muestra el dominio, sino la kénosis de la muerte. En la entrega hasta la muerte de Jesús es donde se reconoce a Dios, donde se ve su gloria, porque lo que mueve su entrega es el amor. Un amor que lleva a la muerte. Quien se ama más a sí mismo que a los otros se pierde. Pero amar a los otros no es siempre algo fácil ni hermoso ni suave ni mullido. Amar, a veces, duele. Morir, duele. Amar y morir traen sufrimiento. Pero el miedo a sufrir no es freno para el amor en Jesús. Su testimonio de entrega es un testimonio para cada uno de nosotros de que amar exige mucha fortaleza. La de anteponer a los otros a uno mismo. La de escuchar a Dios –obedecer tiene su sentido etimológico en la escucha y el seguimiento- y seguir su presencia en la fe y la esperanza, en la confianza, de que aunque los caminos de Dios a veces nos resuenen incomprensibles, son los que nos traen la salvación verdadera, la plenitud real de nuestra vida.

 

Y en esos juegos tan paradójicos del evangelio, de Dios mismo diríamos, es precisamente donde el hombre ve muerte y dolor y sufrimiento, donde se muestra la verdadera gloria de Dios. Jesús es glorificado por el Padre precisamente en su entrega. Jesús es elevado –en la Cruz- a la gloria. El rostro, el nombre de Dios, se muestran en el rostro y el nombre de Jesús, en su amor. La gloria de Dios se muestra en la muerte por amor en cruz de Jesús. En estos griegos que le piden a Felipe «ver» a Jesús se muestra precisamente eso. Para ver a Jesús hay que mirar a la cruz y a su entrega. Para ver a Dios hay que mirar el sentido de amor, de perdón, de misterio, que esconde la cruz. La cruz es un misterio de amor. El misterio de que en Jesús estamos toda la humanidad de todos los tiempos, el misterio de que en la cruz Jesús nos atrae a todos en su amor. Como el amor mismo es un misterio de entrega. El misterio del sufrimiento por amor.

Fray Vicente Niño Orti
Convento de Santo Tomás de Aquino ’El Olivar (Madrid)

www.dominicos.org/predicacion

 

 

ORACIONES PARA CUARESMA

 

Qué bueno es estar en el silencio
Sintiendo tu presencia nada más.
Saber que yo te miro y tú me miras,
Saber que tú me entiendes sin hablar.

 

¿Por qué no renunciamos al orgullo,
Que cierra nuestras almas ante ti,
Inútil pretensión de hacerlo todo,
Si al fin hay que aprender a recibir?

 

¡Qué bueno es estar mirándote, Señor,
Y sólo con mirarte descansar!
Qué suave la armonía que nos llega
Si abrimos nuestras almas a tu luz,
Si allí donde terminan nuestras fuerzas
Seguimos recordando que estás Tú.

 

Qué bueno este silencio que nos une
A todo lo creado y nos da paz
Así como sintiendo el infinito
Abrazo original de tu amistad.

 

-------------------------------

CHARLAS CUARESMALES

 

Recordamos que las charlas cuaresmales de este año serán impartidas por Ismael González Rojas, O.P. Las fechas son: 24, 25 y 26 de marzo, a las 19:00 horas