ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha

Documento


III Domingo de Adviento C 2021

10 de Diciembre de 2021

 

El pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: –Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará con Espíritu Santo y fuego .

 

 

SALMO RESPONSORIAL:

GRITAD JUBILOSOS: QUÉ GRANDE ES EN MEDIO DE TI EL SANTO DE ISRAEL.

 

Comentario a la Palabra

La gozosa alegría de la salvación

Así describe el profeta Sofonías en la primera lectura, con acentos de especial ternura, la experiencia de Dios en medio de su pueblo como signo de esperanza salvadora. Es la alegría y júbilo de un pueblo pobre y humilde, el pequeño resto de los fieles a la alianza que confían en Dios a pesar del generalizado entorno en que viven de despreocupación religiosa, involucrado incluso en la idolatría y en toda suerte de injusticias.

Nuestras alegrías, al llevar con frecuencia el sello de lo frágil y perecedero, comportan el consiguiente temor de lo que perece y muere, no satisfacen plenamente el profundo deseo de eternidad al que aspira el ser humano. Sin embargo, la alegría de la fe, añade un plus cualitativo que sella de forma peculiar e inconfundible la experiencia religiosa.

Es así como este profeta se eleva como testigo del Dios de los humildes y los sencillos, a los que nunca abandona como desconocidos. ¿Cómo no alzar la voz para prorrumpir en un grito esperanzado de júbilo y de alegría? La salvación de Dios hunde sus raíces en su amor imperecedero a la humanidad.

 

Probada en el aquí y ahora

¿Qué debemos hacer?, preguntaban los presentes al Bautista. Su respuesta, adaptada a la realidad concreta de cada grupo, resulta clara y contundente: a la gente, le pide solidaridad con los necesitados; a los cobradores de impuestos y a los soldados, que sean leales y honestos en el desempeño justo del servicio para el que han sido constituidos. Son otros tantos ejemplos sencillos y plásticos de aquel entonces que contraponen el comportamiento evangélico a la actitud inhumana de quienes sólo viven para medrar a costa de los demás.

La alegría de la fe no la reserva el Señor para el futuro. El Dios de la historia la quiere ya desde ahora, aunque aparezca entretejida de gozos y de tristezas.
Es cierto que estamos salvados en esperanza. Pero no es menos cierto que la esperanza se cultiva en las pruebas de una convivencia despierta y solícita, reflejo de la armonía de la creación.

 

Compartida en la vida comunitaria

La exhortación comunitaria de Pablo en este bello fragmento no se contenta con una invitación al gozo en el Señor. Va más allá, hasta convertirse en un doble e insistente imperativo: estad siempre alegres en el Señor; os repito, estad alegres. Resuena el eco de aquel alégrate del anuncio del ángel Gabriel a María, ensimismada en la presencia del Señor, la pobre y humilde mujer nazarena en la que culmina el mensaje profético de Sofonías.

Esta alegría en el Señor la quiere también el Apóstol como actitud referente y tonificante en la vida de su comunidad predilecta llevando a gala el trato afable y exquisito con los demás.¿No está respondiendo Pablo, aunque de otro modo, a las mismas preguntas que le dirigían al Bautista? Son las situaciones y circunstancia concretas las que dibujan el marco de la actuación responsable de cada uno.

Jesús quería para los discípulos, sus amigos, la alegría completa. El gozo de saberse queridos por el Padre Dios. Una alegría edificada sobre la misma flaqueza y debilidad humana. Y es que la alegría del Espíritu entra en el corazón que se abre por la fe al misterio pascual de la Vida en la muerte. La fiesta puede organizarse, la alegría no. Es un Don de Dios en el que ya no cabe temor alguno .

 

Fray Juan Huarte Osácar O.P.

Convento de San Esteban (Salamanca)

www.dominicos.org/predicacion

 

 

Operación Kilo

El próximo domingo, día 19, tercer domingo de mes, se realizará la Operación Kilo. En este tiempo en el que estamos sufriendo el efecto de la pandemia, es importante apoyar y ayudar a aquellas familias más desfavorecidas. En esta ocasión os pedimos desde Cáritas Parroquia que añadamos a lo que habitualmente traemos, algún producto navideño. Seamos generosos como lo somos siempre. Se recogerán kilos en todas las eucaristías dominicales. Muchísimas gracias.

 

Mercadillo de Navidad

Con el mercadillo podemos apoyar, a través de Cáritas, a los más desfavorecidos a través del dinero recaudado, ayudando además a sensibilizar sobre la situación de dificultad que nos rodea y que muchas familias en la cercanía de nuestra parroquia padecen.

También a través del mercadillo damos cabida y visibilidad a la labor que hacen las monjas de Clausura con sus productos (dulces, calendarios,...), y a proyectos apoyados desde Cáritas parroquial como el piso de acogida de migrantes Balimayá. Contaremos además con las manualidades realizadas por familias y distintas personas de la Parroquia.

Realizaremos el mercadillo los Domingos, días 12 y 19 de diciembre, desde el inicio de las misas hasta finalizar el día.
Estará ubicado en el atrio de la Basílica, en las escalinatas. Tendremos acceso desde la salida del templo y también desde la calle. Animad a vuestros vecinos y amigos.

Necesitamos vuestra colaboración. ¡Os esperamos! ¡Gracias!

 

Oración de Adviento

El próximo día 19, a las 18: 00 horas, se celebrará una oración de Adviento en la Basílica. Nos ayudará a meditar sobre este tiempo de preparación para la venida de Jesús.

 

Horario de misas para Nochebuena


Debido a las condiciones sanitarias, el día 24 se celebrará misa vespertina a las 18 horas y a las 12 de la noche se celebrará la tradicional Misa del Gallo