ir a portada

Basílica - Parroquia
Nuestra Señora de Atocha


II Domingo de Cuaresma (B)

28 de Febrero de 2021

 

“ Se les aparecieron Elías y Moisés,
conversando con Jesús.

Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús:

«Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí!
Vamos a hacer tres tiendas, una para ti,
otra para Moisés y otra para Elías».

No sabía qué decir, pues estaban asustados.

Se formó una nube que los cubrió y salió una voz
de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo».

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.  ”

 

Salmo responsorial:
Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida

Comentario a la Palabra

Subir al monte y ampliar la mirada

La pequeña Mafalda decía que la vida es linda, lo malo que muchos confunden linda con fácil. La vida implica felicidad y esfuerzo. No podemos potenciar solamente una de las dos dimensiones. El relato de la Transfiguración, que hoy nos regala la liturgia cuaresmal, nos ayuda a comprender que el camino de la cruz también será el camino de la resurrección. Será la experiencia de salir de lo falso hacia lo verdadero. Dios actúa en nuestra historia abriendo el cielo sobre lo cotidiano de la vida. Es un momento luminoso en este viaje de la fe hay que saber descubrir y disfrutar. Por eso necesitamos una nueva forma de mirar la realidad. Para ayudar a tener esta mirada Jesús emprende con los discípulos el camino al monte. Es necesario subir, dejar lo llano, lo seguro, lo conocido e ir hacia arriba. Toda subida implica esfuerzo, pero al mismo tiempo nos posibilita tener una mejor visibilidad y ser más libres.

La experiencia que comparten los discípulos les descubre algo oculto e inaccesible. Es un momento de intimidad. La luz de Dios los envuelve. Esa misma luz les abrirá los ojos para reconocer a Jesús resucitado.

En la Transfiguración aparecen junto a Jesús Moisés y Elías. La experiencia de la Transfiguración es tiempo de dialogo y escucha, de calidad en las relaciones. Jesús es el Hijo amado, en que llegan a su cumplimiento las esperanzas expresadas en la alianza y la ley. Es contemplación de la identidad profunda de Jesús.

Necesitamos momentos como este: Jesús es la verdadera Luz que trasforma e ilumina la vida. Luz que ilumine la oscuridad que a veces parece envolver la realidad cotidiana.

Cuaresma puede ser entonces un tiempo oportuno de hacer juntos un camino nuevo que nos ayude a ser más libres para amar, servir y entregar la vida como Jesús lo hizo, para destruir el egoísmo y la indiferencia. Como nos recordaba el Papa Francisco: “La vida subsiste donde hay vinculo, comunión, fraternidad; y es una vida más fuerte que la muerte cuando construye sobre relaciones verdaderas y lazos de fidelidad.” (Fratelli tutti 87).

Edgardo César Quintana O.P.
Casa Stmo. Cristo de la Victoria (Vigo)

www.dominicos.org/predicacion

Lo que hay de divino en Jesús está en su humanidad

La constante utilización de símbolos tomados del Antiguo Testamento en el relato de la transfiguración, demuestra que no se trata de un relato histórico, sino de una teofanía (manifestación de Dios a los hombres). No tiene sentido que Dios prepare un montaje de luces, nubes y voces celestiales en la cima de una montaña.

Es posible que fuese en un principio un relato pascual, que más tarde se incorporó a la vida terrena de Jesús. Los relatos pascuales quieren convencernos de que el resucitado es el mismo que anduvo por Galilea. Esto indica que el Jesús terrenos ya era el mismo que iba a resucitar.

No caigamos en la trampa. A Dios nunca podremos acceder por los sentidos. Lo divino no es objeto perceptible. Dios está en todos los seres pero sin violentar ningún aspecto. Cada uno de nosotros somos el hijo amado y único de Dios.

Esto no quiere decir que no pueda darse una experiencia de Dios. Quiere decir que la interpretación no será nunca la adecuada. El budismo dice: si encuentras a Buda, mátalo.

Pedro se equivocó al poner a Jesús al mismo nivel que la Ley y los profetas. De ahí la advertencia final después de haberse retirado Moisés y Elías: escuchadle a él solo. Todo lo antiguo ha caducado. La única referencia es Jesús.

VIA CRUCIS

Recordamos que  el próximo viernes, día 5 de marzo, a las 19:30 compartiremos en la Basílica el Via Crucis, como es habitual en el tiempo de Cuaresma.

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA PENITENCIA

El próximo día 12 de marzo, a las 20:00 horas, tendremos en la Parroquia la celebración comunitaria de la penitencia en este tiempo de Cuaresma, tiempo de oración, ayuno y limosna. Recordamos que hay limitación de aforo, por lo que recomendamos  ir con el tiempo necesario.